Historia y Arqueología Marítima

HOME

EL SITIO DE SALTO Y LA EXPEDICIÓN DEL CORONEL JOSE GARIBALDI AL RIO PARANA (1842) Y AL RIO URUGUAY (1845)

Por el CN (CP) Daniel Pacheco Rivera, Publicado en Ciclo de Conferencias año 2003

Indice Academia ROU Hist Mar.y Fluvial

SITUACIÓN PREVIA A LA GUERRA GRANDE A NIVEL REGIONA

 

El periodo previo a lo que se denominó la “Guerra Grande” era de predominio del liderazgo individual. Las rivalidades que subsistían al constituirse el Estado Oriental entre el General Juan A. Lavalleja y el General Fructuoso Rivera mantuvo en agitación permanente las pasiones políticas.  A esta situación interna se debe agregar, la lucha generada en la República Argentina entre Juan Manuel de Rozas y el General Juan Lavalle (1º de diciembre de 1828).

 

Esta situación se presentó, luego de ratificada la CONVENCION PRELIMINAR DE PAZ en 1828.  El Ejercito Argentino, que conjuntamente con el Oriental había actuado brillantemente en la Batalla de Ituzaingó el 20 de febrero de 1827, luego de arribar a Buenos Aires, se amotinó contra el Gobernador Manuel Dorrego, a la voz de su Jefe. el General Lavalle. Pocos días después Dorrego era fusilado por Lavalle, arribando este en un acuerdo con Rozas, sobre la base de una nueva elección de Diputados.  Este último triunfó en los comicios obteniendo la Gobernación de Buenos Aires, pasando a Gobernar con facultades de facto.   Lavalle se retira a Montevideo con sus seguidores con el fin de reconquistar el poder perdido.

 

Frente a esa discordia, los emigrados argentinos con ideales unitarios se sintieron atraídos al General Rivera.  Mas adelante Rozas se aliaría al General Lavalleja y al General Manuel Oribe para combatir contra Rivera, dando comienzo así a un movimiento político encaminado a transformar el territorio nacional en un teatro de conflictos vinculados a las rivalidades políticas Argentinas. La actitud de Brasil frente a este conflicto fue condicionada por su situación interna, debido al enfrentamiento armado entre Imperiales y Republicanos en Río Grande la llamada “Revolución Farroupilha” la que transcurrió entre 1835 y 1845 .

 

En 1843 se firmó un tratado de alianza ofensivo y defensivo entre el Emperador de Brasil don Pedro II y el Gobernador de la Confederación Argentina, General Juan Manuel de Rozas .Este tratado invocaba para su celebración el restablecimiento de la paz en la Republica  Oriental del Uruguay y en la Provincia de Río Grande de San Pedro del Sur, siendo a texto expreso contra el General Rivera, autorizando el ingreso de tropas argentinas en Río Grande y de tropas brasileras en territorio Oriental invocando el articulo 3º de la Convención Preliminar de Paz de 1828. 

 

El tratado ratificado por el gobierno de Brasil nunca lo fue por Rozas, invocando como excusa que por error se había  prescindido del “presidente legal” de la República Oriental el General Oribe, siendo que las circunstancias habían cambiado a su favor al haberse establecido el Sitio de Montevideo.  Este desaire, sumado a la finalización de la “Revolución Farroupilha “ llevó al Brasil a solicitar a Inglaterra y Francia su intervención en este conflicto.

 

Se establece que los tres gobiernos Francia, Inglaterra y Brasil enviarían a sus representantes en el Plata la orden de invitar a los beligerantes a que suspendieran las hostilidades y conviniesen en un armisticio. De no obtenerse, lo que ocurrió, los comandantes de las fuerzas combinadas, sin llegar a mezclarse de modo alguno en la política interna de los dos estados, recibirían ordenes para cerrar al beligerante toda comunicación con el mar.  Esta demostración podría extenderse, hasta el establecimiento de un bloqueo y hasta la ocupación de los ríos, pero sin que en caso ninguno debiese obrarse por tierra.  Sólo el Brasil podría ser exceptuado de tal disposición.

 

Lamentablemente este arreglo favoreció al Brasil en su objetivo de fijar a su antojo los limites no establecidos a texto expreso en la Convención de 1828, solucionando a las potencias Europeas de la época sus intereses de libre comercio en el Plata. 

 

SITUACIÓN PREVIA A LA GUERRA GRANDE A NIVEL NACIONAL

El primer Gobierno Patrio de 1830 a 1834, es presidido por el Gral. Rivera, transcurriendo con amagos de insurrección interna y Guerra Civil en los siguientes periodos; tres meses de 1832, tres meses de 1833 y siete meses de 1834.

El segundo periodo de Gobierno de 1835 al 1838, correspondió al Gral. Oribe, pasando Rivera a ocupar el cargo de “Comandante General de la Campaña”, cargo que fue cesado al año al producirse el distanciamiento entre ambos lideres, a raíz de una investigación promovida por Oribe sobre la administración financiera ejercida por su antecesor en el Gobierno.

Esto provocó que el 18 de julio de 1836 comenzara una revolución interna patrocinada por Rivera contra el Presidente Oribe.  Al tomar conocimiento el Gral. Rozas del alzamiento, dispuso por decreto la Pena de Muerte al que suministrara apoyo a los revolucionarios, partiendo el Gral. Lavalleja desde el territorio Argentino en apoyo al Presidente Oriental.

El 19 de setiembre de 1836, tres meses luego de comenzada la revolución, se produce la decisiva Batalla de Carpintería, siendo derrotado el Gral. Rivera que emigra al Río Grande, quedando constituidas las divisas Blanca y Colorada.  El reinicio de la guerra civil se produce un año después el 22 de octubre de 1837 en la Batalla de Yucutuja en donde es vencido Oribe por RIVERA, así como la batalla de Palmar ( 15 de junio de 1838) en donde nuevamente son derrotadas las fuerzas del gobierno.

Es así que el Presidente Gral. M. Oribe, sin fuerzas de reservas, presenta la renuncia de la Presidencia de la República el 24 de octubre de 1838, cuatro meses antes de finalizar el mandato presidencial, estableciendo en su nota de renuncia que el motivo fundamental era: “.... El sosiego del País y la consideración de que los sacrificios personales son un holocausto debido a la conveniencia nacional ....”.  La Asamblea general acepto la renuncia del Presidente, y este se embarco con sus seguidores a Buenos Aires.

Surge ahí una nota con la misma fecha de la de renuncia, pero presentada doce días después, donde expresaba “.... que la misma era efectuada bajo presión violenta de una facción armada, que contaba con la escuadra francesa de estación en el Río de la Plata ....”.

Este hecho histórico provoco trece años de conflicto armado llamado por nuestra historia patria como “La Guerra Grande”. 

LA EXPEDICIÓN NAVAL AL RÍO PARANÁ 1842 – 1843

El gobierno constituido en Montevideo en junio de 1842 a propuesta de la Comisión Marítima designada para obtener recursos y equipos, el Ministro Francisco Vidal se apersono a José Garibaldi y solicito sus servicios para hacerse cargo de la Escuadra Naval Gubernamental, reemplazando al Comodoro John Coe.  Dicha flota estaba compuesta por cuatro naves pequeñas la Corbeta CONSTITUCIÓN de 18 piezas, el Bergantín PEREYRA con dos cañones a cargo del Capitán Manuel Arana, la Goleta PRÓCIDA a cargo del Sub Teniente Luis de Agostino,  y la Ballenera JOVEN ESTEBAN.

La primera misión naval encomendada al Coronel de la Marina Nacional del Estado Oriental, Grado otorgado a José Garibaldi, siendo su cargo de Jefe de la Segunda División de la Escuadrilla Nacional, fue la de navegar con dicha flotilla hasta Corrientes en el Paraná.  En dicha empresa debió enfrentar al Almirante Guillermo Brown con una flota muy superior, habiendo enfrentando a  las baterías de Martín García y habiendo llegado hasta Costa Brava dónde por falta de profundidad debió detenerse y batirse el 15 de agosto de 1842  con la flota de Brown.  Esta contaba con 10 buques, 53 cañones y 693 hombres. Siendo sus buques: la Corbeta 9 DE JULIO, el Bergantín GENERAL ECHAGUE, el Bergantín AMERICANO, el Bergantín BELGRANO, la Goleta REPUBLICANO, la Goleta CHACABUCO, la Goleta LIBERTAD,  el Cúter FEDERAL, y las Balleneras CAMILA y SANTAFESINO.

Dicha Batalla tuvo la duración de dos días siendo vencido, la flotilla del Coronel Garibaldi, fundamentalmente por la diferencia de medios, haciendo volar dos de sus buques e incendiando los demás, huye en botes y por tierra.  Ante la intención de los oficiales del Alte. Brown de perseguirlo, Brown les responde “.... Garibaldi es un valiente, déjenlo que se escape ....”.

Con los sobrevivientes se traslada a Corrientes donde recibe la orden de regresar hasta San Francisco próximo a la ciudad de Paysandú, a los efectos de tomar el mando de la flotilla fondeada en esa zona. El 6 de diciembre de 1842 se produce la decisiva  batalla de Arroyo Grande en Entre Ríos entre él ejercito comandando por el Gral. Fructuoso Rivera y él Ejercito Unido de Vanguardia de la Confederación Argentina comandando por el Gral. Manuel Oribe. Luego de la derrota de Rivera, el Cnel. Garibaldi incendia los buques de la flotilla Oriental, trasladándose por tierra a Montevideo a organizar la flota de defensa de dicha ciudad.

Logra recuperar cinco cañones del Bergantín OSCAR, que varó a seis millas del Cerro de Montevideo, y armar así tres pequeñas embarcaciones que cubrían el flanco izquierdo de la línea de defensa de Montevideo. 

SITIO A MONTEVIDEO

El 16 de febrero de 1843 se avisto en las inmediaciones de las fortificaciones no finalizadas para la defensa de Montevideo, él ejercito comandando por el Gral. M. Oribe, comenzando cinco años después de ser destituido, el sitio de Montevideo, estando el General argentino José María Paz a cargo de las fuerzas de la Capital.

En el correr de los años de 1843 – 1844 los residentes italianos en Montevideo tomaron al Coronel Garibaldi como Jefe, creándose a partir del 7 de abril de 1844 por autorización del Ministro de la Guerra, General Melchor Pacheco y Obes, la Legión Italiana siendo su Comandante el Teniente Coronel Anzani.

La Legión Italiana no sobrepaso los 700 hombres, debiendo ubicarnos en la realidad poblacional de Montevideo en donde su población era de 31.067 habitantes, de los cuales 11.413 eran Orientales, 6.324 franceses, 4.205 italianos, 3.406 españoles, 2.553 argentinos y 1.344 africanos; además de ingleses, portugueses, brasileños, otros europeos y 861 “sin patria conocidas”. La insignia que presento a la Legión fue una bandera de color negra con la estampa de un volcán echando fuego, porque el origen de la mayoría de los italianos era del Reino de Cerdeña, llamados “SARDOS” de origen Genovés o Piamontès.  

LA EXPEDICION NAVAL DEL CNEL. GARIBALDI AL RIO URUGUAY 1845

El 11 de enero de 1845 el Gral. Rozas dispuso un bloqueo naval absoluto de la Plaza de Montevideo, dando plazo hasta el 20 de febrero para que abandonasen el puerto las naves surtas en él.   Se produjeron las protestas de los Jefes Navales de las Escuadras extranjeras con base en puerto, proponiéndose el cierre definitivo hasta el 30 de abril, pero comenzando un bombardeo diurno de 30 proyectiles. Los Almirantes de la escuadra inglesa Inglefield y francesa Lainè intimaron al Gral. Oribe, comunicándole que se había dispuesto la protección del Puerto de Montevideo, disponiendo el bloqueo del puerto de Buceo desde donde operaba la flota del Almirante Brown. La flota Inglesa y francesa constituía una fuerza de 20 barcos con 420 cañones y 3.500 hombres, además, se encontraba la escuadra brasileña compuesta por 8 buques, 146 cañones y 1.150 hombres, esto a Brown a abandonar el Puerto de Buceo con su flota el 2 de agosto de 1845, debiendo antes de desembarcar a los tripulantes ingleses y franceses.

La estrategia naval a partir de este instante en el gobierno de Montevideo fue desbloquear la navegación de los ríos Paraná y Uruguay para el comercio libre, disponiendo de una flotilla a cargo del Coronel de Marina José Garibaldi compuesta por 18 naves, 323 hombres y 33 cañones, siendo las mismas el Bergantín CAGANCHA, 71 hombres y cañones, Bergantín 26 DE MAYO, tripulación 36 hombres, 3 cañones, Bergantín Goleta LEGIÓN 22 hombres, 3 cañones, Bergantín AYACUCHO 23 hombres y un cañón (tripulados por legionarios) Ballenera PRESIDENTE SUAREZ 9 hombres y dos cañones, Ballenera ESPERANZA 6 hombres , un cañón, Ballenera GUNIN 5 hombres, un cañón, Bergantín OLAVARRIA 22 hombres, 1 cañón ( tripulados por legionarios), Bergantín TORRES 3 hombres, 1 cañón, Balandra MANUELITA 2 hombres, Goleta MAIPU 27 hombres , 3 cañones, Goleta RESISTENCIA 26 hombres, 2 cañones, Goleta ENTREPIDA 8 hombres, 1 cañón, Goleta EMANCIPACIÓN 15 hombres 1 cañón, Pailebot SOSA 19 hombres, 1 cañón, Pailebot REPUBLICANO 19 hombres, 2 cañones, Pailebot CAGUAZU 19 hombres., 2 cañones (tripulados por legionados).

La escuadra original se robustecía con barcos capturados, los 279 hombres originales eran reforzados por 74 legionados y esta flota antes mencionada era apoyada por la escuadra Anglo Francesa, fundamentalmente en las operaciones hasta la ciudad de Paysandú. El 31 de agosto de 1845 se produce el asalto y toma de Colonia, quedando a cargo el Cnel. Lorenzo Batlle el 5 de setiembre la toma de la isla Martín García.

A partir del 18 de setiembre de 1845 la flota inglesa y francesa, bloquea los puertos de la provincia de Buenos Aires, continuando el bloqueo hasta agosto de 1847. La flotilla del Cnel. Garibaldi se interna en aguas del Río Uruguay interceptando tres barcos con 3.000 cueros que fueron derivados a Montevideo, estableciendo en la Isla de los Farrapos una reserva de vacunos y caballos, estableciendo contacto con las tropas dispersas luego de la derrota de la batalla India Muerta, que pertenecieron al Gral. Rivera.  El 19 de setiembre de 1845 tomaron por sorpresa la ciudad de Gualeguaychú aprovisionándose de armas, municiones, dinero, uniformes y caballos.  El 30 de setiembre de 1845 arriban a Paysandú, dicha plaza se encontraba al Mando del Gral. Antonio Díaz contando con una escuadrilla naval a cargo del Mayor Elordi.  La artillería consistía en 5 piezas, se defendió a la población con trincheras y 3 bastiones con los cañones disponibles.

Las tropas defensivas consistían en 700 hombres armados con fusiles de los cuales más de 300 eran de la Guardia Nacional, la flotilla del Cnel. Garibaldi luego de bombardear durante una hora continuó navegación hacia Salto con un saldo de cuatro muertos y seis heridos quedando, dos heridos en la ciudad de Paysandú.  A partir de este punto no contó con la protección de la flota Anglo Francesa acompañándolo el resto de la expedición la embarcación L´ECLAIR comandada por el Capitán Hipolite Murier.  El 1 de octubre de 1845 procedió a recalar en Arroyo Malo contando con  675  efectivos a los que se sumaron los del irlandés J. Mundell, estanciero de la zona, lo que junto con la compañía de caballería de Juan de la Cruz Ledesma, compuesta por 84 hombres, le permitieron una proyección terrestre a la ofensiva que sobre Salto se planeaba.  El 4 de octubre arriba al Hervidero en donde debido a la bajante, debió fondear y ocupar el Saladero de Juanicó.

El 2 de noviembre se produjo un repunte del Río Uruguay que permitió a la escuadra navegar hasta Salto ocupando dicha plaza el 3 de noviembre de 1845.  

LA TOMA DE VILLA DE SALTO POR EL CNEL. GARIBALDI

La Villa de Salto había sido abandonada por el Cnel. Ignacio Oribe con casi toda la población excepto los Brasileños y Sardos que se habían quedado a proteger sus comercios. Ignacio Oribe dispuso que las tropas y el grueso de la población salteña se instalaran a la orilla del Arroyo Itapebí produciendo el 25 de noviembre de 1845 la Batalla de Itapebí, en dónde las fuerzas del Cnel. Garibaldi, compuestas por 100 infantes y 200 hombres de caballería reforzadas por tropas a cargo del Cnel. Báez, derrotaron las fuerzas del Cnel. Ignacio ORIBE tomando prisioneros a mas de 100 hombres y recuperando la población con un convoy con mas 30 carretas con equipos y comida. También 500 caballos, y armamento, municiones, un cañón, habiendo hundido una flotilla de tres embarcaciones que estaba a cargo del Comandante Bonifacio.

 Se procedió de replegar a la población y fuerzas, estableciendo una línea de defensa de tres baterías. Pero la bajante del río y la proximidad de las tropas enviadas por Urquiza, aislaron a la Escuadra, Infantería y Caballería obligando al Cnel. Garibaldi a establecer una plaza fuerte en la villa de Salto.

No debemos olvidar que paralelamente se desarrollo un frente naval en el Río Paraná en donde la escuadrilla general fue subordinada al General Lucio Mansilla.  El 20 de noviembre de 1845 en la llamada Vuelta de Obligado se produce un enfrentamiento entre 6 buques Ingleses, 5 Franceses y fuerzas Argentinas en donde estos últimos son heroicamente derrotados. 

EL SITIO A LA VILLA DE SALTO POR EL GENERAL URQUIZA

El 3 de diciembre de 1845 la vanguardia de dicho Ejército comenzó el sitio en la Villa de Salto.  El 6 de diciembre el Gral. Urquiza y el Gral. Antonio Díaz cercaron con 3.000 hombres la villa, comenzando los ataques de artillería desde 6 piezas instaladas en la “.... cuchilla que domina el pueblo ....” actual Barrio el Cerro.

Dichos ataques fueron repelidos al construirse una batería con cañones de mediano y largo alcance desembarcados de la escuadra.  La dificultad más grande para la plaza fue el desabastecimiento. La flotilla oriental fue fondeada en el “Saladero de Canto” aguas abajo del Corralito no teniendo oposición de parte de fuerzas enemigas, al  haberse desactivado la flotilla que comandaba el Mayor Elordi  y el hundimiento de la flotilla del Comandante Bonifacio al Norte de Salto Grande.

Mientras tanto se sumaron a las Fuerzas de Garibaldi en el Sitio, las tropas del Cnel. Báez y las de Mundell, recibiendo apoyo en víveres de siete embarcaciones que arribaron al Puerto Saladero el 9 de diciembre.

Al arribar el Gral. Garzón al sitio  el Gral. Urquiza se retira el 22 de diciembre rumbo a Entre Ríos, haciendo regresar al Gral. Antonio Díaz con su de artillería e infantería a la ciudad de Paysandú.  La táctica empleada por los sitiadores fue bombardear la villa, a fin de extenuar la caballada y debilitar el torreón levantado en la Plaza (actual plaza 33 Orientales) que poseía las piezas de artillería.

A partir de diciembre el sitio de Salto quedo encomendado al Cnel. Vergara con solo 300 hombres de caballería.

 El 19 de enero de 1846 una creciente mayor permitió  trasladar las embarcaciones mayores al Hervidero,  pero los víveres y municiones empezaron a ser escasas. El 30 de enero de 1846 se produjo la toma de Concordia por parte del Cnel. Báez que con 40 hombres de caballería y una compañía de la Legión Italiana tomaron la pequeña fuerza de defensa eliminando su Comandante Juan Quinteros, siendo repelido dicho ataque por Crispín Velazquez obligando al Comandante Báez a reembarcarse en el Yuquerí hacia la  Villa de Salto.

 Al recibir la noticia Garibaldi de que se aprestaban a concurrir a Salto tropas encabezadas por el reemplazante del Gral. Rivera, el Gral. Anacleto Medina, llevo a Garibaldi a salir de la plaza sitiada provocando lo que se denominó Combate de San Antonio 8 de febrero de 1846, triunfo importante de las fuerzas del Cnel. Garibaldi.  A posterior de dicha batalla la inacción gana el sitio de la villa, siendo trasladado el Gral. Medina a Montevideo, es designado el Gral. Garibaldi el 30 de marzo Jefe de la Guarnición de Salto, distribuyendo parte de sus naves de manera de dominar el Río Uruguay, instalando en “Corralitos el Legionarios” en el Daymán Resistencia, en el Hervidero, el Panamá, en el Chapicuí el 28 de mayo, en Guaviyú la MAIPÚ y la CAGANCHA.

El 20 de mayo ocurrió el ultimo hecho de armas a favor de Garibaldi al derrotar las fuerzas de Ignacio Oribe que sitiaban la ciudad a lo que le permitió algo de libertad de movimientos principalmente para la  logística de la guarnición.

Su relevo a cargo de la guarnición Salto fue el Comandante Santiago Artigas, arribando a Montevideo con 4 compañías de la Legión Italiana el 4 de setiembre. El sitio de Villa de Salto finalizó el 7 de enero de 1847,  al caer bajo las fuerzas del Cnel. Servando Gómez, muy superiores en hombres y pertrechos.  Se destacan en este hechos que las fuerzas orientales y población buscaran un refugio en la Villa de Concordia, cuya guarnición estaba a cargo del Cnel. Manuel Urdinarián, utilizando para ello embarcaciones de la flotilla inicialmente comandada por el Cnel. Garibaldi y que se encontraba el mando del Coronel de Marina don Julio Fonrouge, la misma estaba compuesta por la Goleta RESISTENCIA, el Pailebot SOSA y embarcaciones menores.

 Transcribimos la exposición de servicios de dicho Comandante respecto al combate final del Sitio de Salto:   “.... El 7 de enero de 1847 después de un combate de todo el día, la mitad del pueblo ardiendo, la guarnición del Salto, muchos heridos y familias se refugiaron a bordo de nuestros dos buques de guerra y algunos mercantes.  El 8 después de haber perdido el pailebot “Sosa” que fue echado a pique por la artillería del general Servando Gómez, fue hecho prisionero en la costa de Entre Ríos.    Pasadas las privaciones consiguientes y después de una prisión de algunos meses en el campamento Calá, fui como los otros jefes y oficiales prisioneros del Salto, puesto en Libertad por el Gral. Urquiza, perteneciendo de hecho al Ejercito Entrerriano  desde esa fecha ....”

Esta expedición al Río Uruguay permitió el dominio completo de esta agua, revirtiendo la pésima situación en que se encontraba el llamado “Gobierno de la Defensa” o de Montevideo, luego de la derrota de la batalla de India Muerta, demostrando también la importancia de contar con una flota aunque modesta, pero bien comandada que supo ganarse su gloria y fama en momentos críticos de nuestra historia.


 BIBLIOGRAFÍA 

Ø  Historia Nacional desde el coloniaje hasta 1915,  Eduardo ACEVEDO. 

Ø  Garibaldi en América,  Néstor FREITAS.

Ø  Batalla de Carpintería, la primera con las divisiones blancas y coloradas,  C/N (CG) Juan J. FERNÁNDEZ PARES.

Ø  Garibaldi y Anita,   Lucio LAMI.

Ø  Armada Nacional  Estudio Histórico Biográfico , T/N (CIME) Homero MARTINEZ MONTERO.

Ø  Iconografía Uruguaya “La Obra de Juan M. Besnes Irigoyen”,  Horacio ARREDONDO

Ø  Historia Patria,  HD.

Ø  El gobierno del Cerrito,    Mateo MAGARIÑOS de MELO.

Ø  Defensa de Montevideo durante la Guerra Grande,      Mariano CORTES ARTEAGA.

Ø  Nota Biográfica Coronel José GARIBALDI.

 

  

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar