Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice Cascos Abandonados

Cementerios de buques y otros artefactos

Elementos sepultados por las arenas

El faro de Rubjerg Knude, Dinamarca.

Este faro fue construido en 1899 en lo alto de una colina, a unos 60 metros sobre el nivel del mar en la costa del Mar del Norte, en la peninsula de Jutlandia, en Dinamarca. Los barcos detectaban su luz desde una distancia de unos cuarenta kilómetros. Obviamente no se tomaron en cuenta el movimiento de los medanos costeros y las tormentas de arena fueron acosando el faro, hasta tal punto que en 1968 su luz dejó de ser visible.

 El faro funcionó como museo hasta 2002, año en que la duna terminó de sepultarlo.

  LA IGLESIA DE St. ENODOC

Esta es la iglesia de St. Enodoc en Cornwall, Inglaterra. El campanario esta torcido, como se ve debido a que esta iglesia fue completamente cubierta por las arenas por muchisimos años y el peos de la arena lo fue moviendo de a poco. Luego de unos 100 años aprox. la iglesia comenzo lentamente a aparecer a medida que las dunas se movían. Los habitantes abrieron un agujero en el techo y bajaban por escaleras, para celebrar misa adentro. Ahora esta totalmente accesible y las dunas tienen pasto sobre su superficie, aunque un lado aun tiene arenas pasando la altura de las ventanas.

Avion Carguero de Oaxaca, Mexico

Enterrados en más de un metro de arena, los restos de este viejo avión bimotor descansan en la playa mexicana de La Ventanilla, a unos 264 kilómetros al sur de Oaxaca. La visión es una mezcla entre la serie “Perdidos” y el angustioso final de “El Planeta de los Simios”. El avión fue abandonado aquí por un grupo de narcotraficantes, dicen las gentes del lugar que hicieron un aterrizaje forzoso y se vieron obligados a salir por piernas. El avión quedó entonces semienterrado en la playa, sometido a los embates de las olas y a la curiosidad de algún que otro viajero.

Sobre el destino del cargamento, corren distintas versiones. Algunos lugareños aseguran que la economía del lugar floreció sorprendentemente durante algunos meses. Otra versión de la historia (tal vez sobre este avión, quizá sobre algún otro) asegura que los muchachos del pueblo arramplaron con los misteriosos paquetes de polvo blanco que contenía el avión y lo utilizaron para pintar las líneas de la cancha de béisbol. Se dice que el equipo local, Los Relámpagos, jugaron a partir de entonces como auténticas centellas.

 
 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  - Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar