Historia y Arqueología Marítima

 

HOME

Homenaje al Plus Ultra – 90 Aniversario -17 de marzo de 2016

 

Conferencia e imágenes sobre los 90 años del Vuelo del Plus Ultra- Centro Naval, Juan José Membrana  Capitán de Navío (Re)  Aviador Naval  VGM

- Excelentísimo Señor Embajador del Reino de España.

- Señores representantes del Cuerpo Diplomático acreditados ante la República Argentina.

- Señores representantes de las Fuerzas Armadas de la Nación y Agregados Militares Extranjeros.

- Señor Presidente del Centro Naval

- Señor presidente del Instituto Nacional Newberiano.

- Señores Miembros del Instituto Aeronaval

- Señoras y señores

Con entrañable alegría acepté el gentil ofrecimiento del Señor Presidente del Inst. Nac. Newberiano a esta convocatoria, en esta Noble casa, tan cara a los sentimientos de los miembros de la Armada Argentina, para rememorar la increíble hazaña, para su época, que significó el vuelo en Raid del hidroavión "PLUS ULTRA", entre el Puerto de Palos y el Puerto de Buenos Aires, en este año en que se cumplieran el 10 de febrero, exactamente 90 años del épico vuelo.

En mi doble carácter de miembro de número del Instituto Nacional Newberiano y vicepresidente del Instituto Aeronaval, se me ofrecía una oportunidad única para enfatizar la gloria de esta epopeya, redescubrir a los valientes que la forjaron y dar Fe del celo con el que la Nación Argentina, honró su donación y concretó su custodia desde el ayer hasta nuestros días.

Pero tampoco puedo dejar de confesarles, la emoción que me embarga como nieto de andaluces y rondeños, sabiendo que mis raíces se hunden profundas en las serranías y 2 bahías de las costas mediterráneas, Este hablar es para mi, volver al seno familiar, como quien cruza una bahía de espaldas en la quilla de una simple barca de pescadores.

Pocos días atrás, el 23 de enero , una celebración similar organizada por el Ejército del Aire Español acaecida frente al Monumento donado por nuestro país, y ubicado en el convento de la Rábida, daba cuenta del inicio de la cita con el destino que el Plus Ultra y su tripulación comenzaban, destino que los llevaría a pasear su bandera y gallardía por las latitudes del sur del planeta y finalizar a las 12 horas y veintisiete minutos del miércoles 10 de febrero de 1926 en el antepuerto de nuestra querida ciudad de Santa María de los Buenos Aires.

Pero me gustaría comentarles en que contexto mundial y nacional se cumplió esta hazaña, porque en ese momento, no escapa a ninguno de los aquí presentes el hecho singular que durante nuestro primer Centenario, los primeros aviones "más pesados que el aire", recién abrían y surcaban nuestros aires por primera vez, Aviones que habían surgido tan sólo siete años antes.

Los primeros aeroplanos en 1910, despertaban los sueños y las ilusiones de los visionarios del transporte aéreo, siempre más rápido, siempre más lejos, siempre "PLUS ULTRA", luego sobrevino la Primera Gran Guerra y de ese tiempo de oscuridad surgieron a su vez nuevos aviones, más capaces y ya volando a la altura del valor de pilotos y tripulantes.

Me animo a pensar ante ustedes, que el Comandante Don Ramón Franco Bahamonde fue uno de esos jóvenes titanes que aprendieron a volar en tela y madera y poco tiempo después, tan sólo 16 años, ahora con aviones de metal pensaba que nada le era imposible. Y ese era el espíritu que lo animaba en esos tiempos, en su libro documental de tan extraordinario viaje, "De Palos al Plata" menciona sus tres objetivos fundamentales:

- Dar a conocer el valor de la Aviación Española y ganar honra y prestigio para España.

- Sentar normas para la navegación sobre el mar a grandes distancias.

- Y Estrechar lazos entre España y las jóvenes naciones americanas de habla hispana.

Para cumplirlos eligió personalmente el avión, un modelo Dornier J Wal construido en Italia, cuyo prototipo volara inicialmente en 1922, alcanzándose a construir más de 250 unidades. Este en particular con modificaciones que lograron duplicar su alcance de diseño y equipándolo con los mejores sistemas de navegación de la época, tomando como referencia inicial la experiencia adquirida durante el cruce Lisboa – Río de Janeiro por los pilotos portugueses Gago Coutinho y Sacadura Cabral en 1922.

También eligió personalmente a cada uno de los tripulantes que lo acompañarían, reunió en ellos experiencia y confianza personal, como copiloto eligió a su amigo el Capitán de Artillería Don Julio Ruiz de Alda,

como navegante la Armada española designó al Teniente de Navío Don Juan Manuel Durán

y como Mecánico se presentó voluntario y fue aceptado un joven cabo de tan sólo 21 años Pablo Rada Uztárroz.

Cada uno de ellos merecería hoy por sí solo de una conferencia sobre su persona, pero baste decir que cumplieron con su deber y compromiso, tal vez también animados por el nombre "Plus Ultra", nombre emblemático y elegido con prudencia, que según dice Franco:

"Debía ser el motor inspirador ante cualquier adversidad que los enfrentara al límite de su propia resistencia".

Como símbolo de ese espíritu, eligieron el Puerto de Palos para su salida y emulando a Cristóbal Colón pusieron su empresa en manos de Dios. Al amanecer del viernes 22 de enero se dirigieron junto con una multitud a la Iglesia de la Virgen Milagrosa donde al igual que el gran almirante durante la misa celebrada, e incados ante su altar, le encomendaron su empresa, su honor y sus vidas.

La inmensidad Atlántica los espera y entonces con sus dos motores a pleno sus corazones se agigantan y vuelan, siempre más allá, siempre Plus Ultra ¡!!

Etapa tras etapa, riesgo tras riesgo, ellos son enfrentados, sometidos, dominados a puro coraje por esta tripulación, que triunfa donde otros o han fracasado o donde se ha debido cambiar de aviones una y otra vez.

El Crucero Blas de Lezo y el Destructor Alsedo son sus angeles guardianes:

Pero a Franco, Ruiz de Alda, Durán y Rada, nada los detiene y día tras día progresan un poco más y ahora si, al mediar el día 20 de travesía arriban por fin a Buenos Aires, nuestra perla del Plata ante un mundo que no sale de su asombro y reconoce su valor y osadía.

El Atlántico Sur ha sido vencido, esta vez con un único toque, un único avión que representa el estado del arte de la navegación aérea y una tripulación envuelta en un manto de gloria, que se extiende ahora si desde el Plata hasta la España lejana y desborda en un manto de gloria a la hispanidad toda.

Han recorrido 10270 km, en 59 horas y 39 minutos de tiempo efectivo de vuelo, con no pocos contratiempos pero con una FE inquebrantable y la nación Argentina toda, como lo hicieran previamente el Brasil y el Uruguay, los recibe con sus brazos abiertos y el corazón dispuesto.

El presidente Alvear encabeza esa recepción junto a su Ministro de Marina el Almirante Domec García y reciben a los aeronavegantes como hijos pródigos, que también en esta tierra se pueden sentir como en casa.

Durante esos días calurosos, tal vez agobiantes del verano porteño, innumerables agasajos, conferencias, viajes a ciudades del interior, entrevistas con la prensa y recepciones dentro de la extensa colectividad española, van dejando huella en la valiente tripulación, que declarada huésped de honor, es sentida por los argentinos como sus nuevos hijos del corazón.

Como evidencia indubitable del impacto mundial del vuelo, me permito leerles el mensaje del cuerpo diplomático ibero-americano acreditado en Madrid:

"No ha muerto en España la serenidad imperturbable ante el peligro, la fe heroica en el esfuerzo, ni la audacia ante la muerte. En efecto, prosigue con el Comandante Franco y sus compañeros la magnífica epopeya con que España trazó una de las huellas más hondas y vastas que haya dejado pueblo alguno.

Y si ayer fue España la primera que llegó a velas desplegadas al Nuevo Mundo, hoy es también la primera que arriba con las alas abiertas en busca de sus hijos. El Plus ultra simboliza el genio de la raza y vibrando sobre el abismo y la distancia como una manifestación triunfal, acaba de llegar de nuevo a América, lo más eterno del alma hispana.

Vuestro vuelo inmortal, consuma pues, la unificación espiritual de la raza, cubriendo con sombras de alas tendidas hacia el Porvenir la huella de Colón y sus tripulantes."

A los pocos días el destructor Alsedo, que ha oficiado de ángel de la guarda desde la salida de Palos, también entra al puerto de Buenos Aires, mientras el crucero Blas de Lezo había iniciado una semana antes el regreso a España desde la costa norte de Pernambuco.

En el Alsedo fueron a conocer la ciudad de Mar del Plata y allí continuaron los agasajos y celebraciones pero como siempre en la vida, no todo fue alegría, no todo es pleno y la propia VIDA se encarga de ponernos freno en nuestra hora más sublime y fue así que el 21 de febrero Franco recibe la orden de entregar el Plus Ultra al gobierno argentino, como ofrenda eterna de parte de su majestad el Rey y la España toda.

En su libro "Aguilas y Garras" expresa Franco su sentir de ese momento, diciendo:

"Cuando recibimos la orden de nuestro gobierno de entregar nuestro avión, que era algo que formaba parte íntima nuestra, sufrimos la mayor amargura de nuestras vidas; pero el hábito militar, fuertemente arraigado en nosotros, se impuso, obedeciendo aquella orden contra la que se rebelaba todo nuestro ser. Telegramas, ruegos, comparaciones, todo fue inútil, salimos a luchar contra los elementos, pero no hemos podido con las intrigas y la política y henos aquí que después de nuestro triunfo "fuimos" vencidos por aquellas, cuando habíamos puesto el avión, en inmejorables condiciones para seguir el vuelo y luchar de nuevo con los elementos.

Se embarcaron en el crucero Buenos Aires y dejaron poco a poco de ver el Plus Ultra, que se mecía en el suave oleaje del río color de león, sus pensamientos se imaginaron entonces que su avión, su hogar durante 20 días, su trocito de España, quedaría para siempre arrumbado y deshecho en la oscuridad de un hangar o en la fúnebre sala de un Museo. Dejaban aquí sus corazones y el porvenir amenazaba en el horizonte.

Escapa a esta charla la apoteosis del regreso a España y el recibimiento real y popular ofrecido en Sevilla, como pocos se vieron en los años de la historia del siglo veinte.

Al principio en ese año de 1926, el avión fue exhibido en la muestra anual de la Sociedad Rural, y luego mantenido a flote en el antepuerto de Buenos Aires, dos años después en la Costanera Sur se levantó el monumento que rinde homenaje al vuelo y sus tripulantes

Pero debemos hoy reconocer que mantener el avión a flote no fue una buena decisión, tuvo la Armada que retomarlo a su cargo y la Aviación Naval, lo trasladó a Puerto Belgrano, allí estuvo por los próximos nueve años,

hasta que en 1936 por gestiones directas entre el Director del Museo de Luján Don Enrique Udaondo y el Jefe del Servicio de Aviación Naval Capitán de Navío Marcos Zar, se lo traslada a ese Museo donde comienza la larga etapa de su exhibición y restauración.

Tareas estas en las que España, no estuvo ausente, el avión en dos oportunidades regresó a su tierra de matrícula y con su colaboración se lo puso en valor y también se lo pudo clonar, y hoy una copia exacta se exhibe en el Museo del Ejército del Aire de "Cuatro Vientos".

También el fabricante original Dornier, se decidió a realizar una copia funcional y desde el mes de julio del año 2012 se exhibe en el Museo Dornier en Munich, Alemania.

Finalmente creo necesario mencionar que poco a poco, en un período de algo más de diez años, la gloriosa y valiente tripulación del Plus Ultra se fue extinguiendo, primero fue Durán quien falleció en un accidente de aviación en 1926, luego Ruiz de Alda en las horas trágicas de 1938

y por último Franco en 1938 en un accidente operacional mientras volaba luchando por sus ideales. Sólo Rada, el más joven, pudo saber que sus miedos y temores imaginados durante el viaje de regreso no se habían cumplido, falleciendo en su España natal en 1969.

La ruta del Atlántico Sur fue capitalizada en primer término para el correo aéreo, primero Francia con la Aeroposta teniendo a Jean Mermoz y sus tripulantes desde 1928 y al año siguiente Alemania con Lufthansa, fueron un claro ejemplo de los comienzos de la aviación comercial de larga distancia sobre el mar. Actividad que a partir de 1946, pero ahora con Pasajeros, desplegaría Iberia para España y a partir de 1948 la Flota Aérea Mercante Argentina- FAMA para nuestro país.

El Pueblo Argentino, cumplió y cumple con su legado obedeciendo fundamentalmente a nuestra propia conciencia histórica que nos impone honrar esta extraordinaria gesta y la tripulación del Plus Ultra cumplió con su valor supremo de obediencia a sus superiores,

…es ni pedir, ni rehusar.

Aquí, en fín, la cortesía,

el buen trato, la verdad,

la fineza, la lealtad,

el honor, la bizarría,

el crédito, la opinión,

la constancia, la paciencia,

la humildad y la obediencia,

fama, honor y vida son,

caudal de pobres soldados;

que en buena o mala fortuna,

la milicia no es más que una,

religión de hombres honrados…."

Don Pedro Calderón de la Barca  1607

Muchas gracias!!!!

Juan José Membrana

Capitán de Navío (Re)

Aviador Naval

VGM

 

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar